01 abril 2011

Los objetivos como proyecto a lograr en la educación


El problema de la determinación de los objetivos de enseñanza ha sido una cuestión de central preocupación de la Pedagogía. Desde la época de Comenius se reconocía su importancia en la "Gran Didáctica" cuando se señalaba que la principal deficiencia de la actividad pedagógica era la carencia de objetivos planteados con exactitud.

El planteamiento de objetivos como componente indispensable de toda actividad humana ha sido trabajado por las mas disímiles tendencias psicológicas: desde aquéllas que de forma extrema, mecánica y particularizada han argumentado la necesidad de su concreción específica (conductismo y neoconductismo), hasta aquéllas que, en reacción a estas teorías, han pretendido negar su existencia, eliminando del vocabulario psicológico el término que convencionalmente lo designa, y proponiendo en sustitución otros mas abarcadores y generalizadores como el de proyecto, finalidades y otros.

Sin embargo, producto de la influencia que ha ejercido el enfoque tecnológico en la enseñanza (variante contemporánea que se fundamenta teóricamente en el conductismo o neoconductismo), el criterio dominante aún actualmente en la práctica educativa consiste en darle una prioridad al objetivo en la programación de la enseñanza, e incluso en establecer una relación muy estrecha entre objetivo y resultados a lograr, quedando así todo el proceso evaluativo determinado por los objetivos inicialmente previstos. De igual forma se vinculan a los objetivos los restantes componentes del proceso de enseñanza-aprendizaje.
Por su naturaleza manipuladora la "pedagogía por objetivos" no responde a una verdadera educación en beneficio de un sistema social y mucho menos a la enseñanza que necesita la sociedad latinoamericana. Esto explica que hayan surgido en el pensamiento pedagógico latinoamericano críticas al paradigma didáctico de los objetivos conductuales (ver autores como S. Barco, Díaz Gallina,  A. de Camilloni y otros). Algunas tendencias han llegado a  pos¬turas extremas que niegan o rechazan incluso el  uso del término "objetivo" y prefieren apelar  como ya se ha señalado a otras denominaciones como "finalidades", "proyecto", "propósitos"  para designar el carácter dirigido a un fin que tiene la actividad  humana.

PAPEL DEL OBJETIVO EN LA ENSEÑANZA

Los objetivos tienen una significación fundamental, no como enun¬ciados fijos e inmutables que haya que lograr a toda costa, sino como guías orientadoras del proceso. No puede concebirse que los fines o propósitos que el educador se trace tengan necesariamente que traducirse de forma directa en resultados concretos, obser¬vables y medibles. Por un lado, porque los estudiantes se dife¬rencian sustancialmente entre sí, comienzan su aprendizaje con niveles de desarrollo diferente en sus conocimientos y habi¬lidades, proceden de medios familiares y sociales variados, po¬seen una historia y experiencia de vida particular y rasgos de personalidad muy diversos. Esto hace que las influencias edu¬cativas sean vivenciadas y vinculadas a esquemas referenciales diferentes. Por otra parte, y sobre la base de lo anteriormente dicho, durante el propio proceso la vida de cada alumno trans¬curre de formas muy diversas, enfrenta situaciones muy disímiles que dejan una huella específica en su personalidad.

DEFINICION DE OBJETIVO: SUS FUNCIONES EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA

Esta concepción del papel que tienen los objetivos en la enseñan¬za puede ayudar a precisar su definición.

Toda actividad pedagógica, al igual que cualquier otra actividad humana, está precedida por la formulación de los fines o re¬sultados a lograr. Precisamente es esta capacidad de anticiparnos idealmente a los resultados a lograr y de expresarlos verbalmente lo que nos distingue como seres racionales de otras especies.

Los objetivos didácticos constituyen los fines o resultados previamente concebidos, como proyecto abierto o flexible, que guían la actividad de profesores y alumnos para alcanzar las transformaciones necesarias en los estudiantes. Como expresión  del encargo social que se plantea a la escuela reflejan el carácter social del proceso de enseñanza. Sirviendo así de vehí¬culo entre la sociedad y la institución educativa.

Juegan una función de orientación dentro del proceso pedagógico lo que equivale a decir que ellos influyen en el desenvolvimiento de las restantes categorías de este proceso. Por ello cumplen  las funciones específicas siguientes:

1- Influyen en el comportamiento de las restantes categorías: contenido, métodos, formas, medios, control y evaluación.

2- Orientan la actividad de los profesores y alumnos pues al especificar el fin a lograr guían la estructuración del proceso para lograrlo y hasta qué nivel llegar en el desarrollo previsto.

3- Constituyen un criterio de valoración de la efectividad o calidad del proceso pues permiten, en unión de otras deter¬minaciones procedentes de la práctica, evaluar las acciones lo¬gradas en los estudiantes, la propia actividad del profesor y la programación previamente planificada en  su proceso de realización; comparar la diferencia alcanzada entre el nivel de entrada y salida de los alumnos.

El conjunto de los objetivos de un nivel dado, de una carrera, u otra unidad de formación constituyen un modelo ideal de los resultados que se aspira lograr. Sin embargo, cualquiera que sea la unidad de formación de que se trate existen en ella diferentes niveles y componentes estructurales en los que a su vez se plan¬tean objetivos de formación. De aquí que sea necesario distinguir los principales planos en que se construyen los objetivos didácticos.

PLANOS DE ELABORACION DE LOS OBJETIVOS DE ENSEÑANZA

El modelo de los objetivos se construye en diferentes planos:

1. en el de la determinación de los objetivos más generales de la formación profesional de un egresado de la educación superior que se expresa en el perfil profesional;

2. en el de las disciplinas, asignaturas o cualquier otra unidad organizativa que se asuma (área, módulo u otra), componentes del plan de estudio los cuales se estructuran en correspondencia con este modelo del profesional. Para la determinación de los  ob¬jetivos mas generales sirven de fuente por un lado, las exigen¬cias sociales y por el otro el nivel inicial, de entrada del sujeto de la actividad de estudio, el estudiante.

3. Puede haber un tercer plano de estructuración a nivel de año o grado que permite unificar las acciones a lograr en las etapas sucesivas del proceso, a la vez que secuenciar su desarrollo.

Las exigencias sociales según N.F. Talizina (  ) tienen una es¬tructura de elementos componentes. Podemos distinguir en primer lugar, las exigencias derivadas del nivel de desarrollo científi¬co técnico de la época dada. Entre ellos pueden mencionarse, 1) la necesidad que tiene el hombre contemporáneo de dominar un volumen amplio de información y en consecuencia de poseer métodos generales de búsqueda y procesamiento de la información;  2) la necesidad de dominar los sistemas automatizados aplicables a su  campo profesional; 3) la de dominar al menos un idioma extranjero con relevancia internacional; 4) la de trabajar en grupos o colectivos como miembro de equipos multi o interdisciplinarios.    

El segundo tipo de exigencia esta relacionado con las necesidades que se derivan del sistema social del país y entre ellas se pueden distinguir, la de poseer una postura ideológica que res¬ponda a los intereses de su país, una actitud y comportamiento cívico adecuado, la actitud de defensa de las conquistas de su pueblo, una moral acorde con los principios éticos humanistas, una formación cultural elevada, su contribución al desarrollo  social.

En tercer lugar, tenemos las exigencias de la realización de la actividad profesional las cuales presentan características propias derivadas de las peculiaridades y nivel de desarrollo de cada profesión.

La determinación de estas exigencias exige la modelación de la estructura de la actividad profesional en sus acciones mas ge¬nerales, con un sentido perspectivo, lo que permite llegar a una formulación objetiva y precisa de los objetivos generales a for¬mar, es decir al perfil profesional específico de cada profesión.

Si te sirvió alguna nota, quizá quieras colaborar con nosotros:

Otros blogs

Páginas vistas

 

Apuntes y Tips de Pedagogía EducativaContenido extraido de material de Colectivo de Autores - CEPES - La Habana - UAJMS